jueves, 28 de agosto de 2014

Resumen en cinco puntos del artículo de Julio Anguita titulado "Ahora. Sin pretextos"

Como indica Julio Anguita, en un certero artículo de opinión titulado "Ahora. Sin pretextos", hemos de conformar un mismo  discurso; pues una vez que todos tengamos el mismo discurso político la confluencia electoral resultará muy sencilla. Para  entender el contenido de esta propuesta de Julio Anguita nada mejor que usar el siguiente resumen en cinco puntos de su  artículo. Espero que os guste.
 
1.- SOBRE LA INDECISIÓN

Son numerosas las veces que la indecisión, hija de tantos padres, ha abortado la culminación de la empresa con la que los dioses se han visto obligados a recompensar la lucha, la constancia, el sacrificio y la sed de justicia de tantos y tantas.

Aníbal, vencedor de los romanos en Cannas (216 a.C.), tuvo la posibilidad de entrar en Roma que, apenas sin defensas, hubiese  sido para el cartaginés la prenda de su victoria definitiva en la guerra y un cambio total en el decurso histórico. El propio  Tito Livio (59 a.C.-13 d.C.), historiador romano, reconoció que la indecisión del general victorioso, y su renuncia  consiguiente a coronar su éxito, significaron una ocasión perdida. Años después, rehechos los ejércitos romanos, Escipión el  Africano infringió a Aníbal en Zama (202 a. C.), la derrota que puso fin a la segunda guerra púnica y con ello al poder de  Cartago.

A Aníbal le faltó ese punto de osadía genial que siglo y medio después exhibiera Julio César al decidirse a pasar el Rubicón.

La indecisión es un estado de padecimiento mental en el que los sentimientos, las dudas y las razones están fuertemente confrontados entre sí. Y ello, que constituye una experiencia dolorosa cuando el conflicto se circunscribe a lo estrictamente  personal, se convierte en tragedia social si la indecisión afecta a fuerzas sociales y políticas a quienes los  acontecimientos que por otra parte ellos han protagonizado, les otorgan la capacidad de explotar un triunfo.

Pudiera ser que la supuesta indecisión no fuera tal y la situación de aparente inacción obedeciera a cálculos sobre las posibilidades de acceder en solitario a una parcela de representación en los escenarios y ámbitos del hasta ayer adversario.

2.- EL BIPARTITO Y LAS MIOPÍAS CULPABLES

El bipartidismo es muchísimo más que el ejercicio del poder institucional por el PP, el PSOE y los apoyos, cuando interesan, de las fuerzas conservadoras nacionalistas. El bipartidismo es, esencialmente, el mecanismo político a través del cual el  Poder ejerce su hegemonía. Dentro del espacio constituido por los intereses de ese Poder, están permitidos los debates, las confrontaciones partidarias, las declaraciones acres de unos contra otros y las especulaciones permanentes sobre cuál de los  dos pilares del sistema va a ganar las próximas elecciones. Todo está permitido menos un par de cosas. La una es el  cuestionamiento de los fundamentos del sistema. Es el caso de la llamada política de Estado: OTAN, UE, Troika, Reformas  laborales, fiscalidad regresiva, inacción contra una corrupción de la que se participa o, sin ir más lejos, la reforma del  artículo 135 de la Constitución; y así un largo etc. La otra prohibición estriba en que no haya otra fuerza política que  aparezca como tercer sujeto político en igualdad con los otros dos. Y muchísimo menos si ese tercero o cuarto aparecen como alternativa parcial o total al sistema. La jauría mediática será implacable. Todo vale.

Por eso constituye un error seguir planteando desde la izquierda alianzas estratégicas con uno de los componentes del  bipartidismo, el PSOE; es pedir peras al olmo. Otra cosa son  las coyunturas tácticas inmediatas y en cuestiones locales o  generales que no afecten al núcleo duro del sistema o expliciten las diferencias y pugnas entre los miembros del bipartito y  en las cuales, la elección de alcaldes por ejemplo, se debe participar para avanzar y ganar posiciones socales y políticas.

Quiero decir que intentar construir una alternativa al sistema teniendo como socio a un integrante del bipartito, no sólo es  un error sino un caso de miopía culpable.

3.- NOS FALTA PROGRAMA, DISCURSO Y LENGUAJE DIDÁCTICO

Las movilizaciones y posteriores elecciones europeas demostraron que el bipartidismo podía ser derrotado. Podía, pero nada más se abría una brecha en el muro otrora inaccesible e inexpugnable. El problema para la Alternativa es entrar, sustituir y  ejercer con la mayoría ciudadana el protagonismo en el cambio.

La historia nos enseña que en las confrontaciones sociales y políticas con voluntad de dirimir y superar una situación, la confrontación es total, a todos los niveles. Y si el adversario tiene un discurso, nosotr@s debemos oponerle otro.

Es urgente que nosotr@s nos sintamos ligados por algo más que las coincidencias en calles, concentraciones, protestas y  acciones varias. Todo ese mundo, plural, vario y a veces disperso que somos, no puede seguir apareciendo como el catalizador  del inconformismo y la acción cívica subsiguiente. Seguramente nos ganaremos simpatías, apoyos morales y complicidades. Pero se trata de superar eso transformándolo en adhesiones comprometidas con una propuesta que oponer al discurso oficial.

Creo que ha llegado el momento de que esa fuerza a la que he denominado nosotr@s se reconozca y la reconozcan por algo más  que la unión de los disconformes. Nos falta una propuesta que, a mi juicio, se compone de tres partes: programa, discurso y lenguaje didáctico. Sé, porque es evidente que cada organización de todas las que nos vemos en las movilizaciones tiene  propuestas, programas y discurso. La cuestión estriba en que cada uno de ellos se subsuma en uno común que sea la  identificación del nostr@s más allá de la protesta. Un programa común que para nada suprima, margine u olvide al de cada uno.  Un programa, mínimo común que la opinión pública comience a reconocer como la contrapropuesta capaz de aglutinar a la  mayoría. Imaginemos que cada organización es capaz de compartir con las demás una partitura, una melodía. Esa partitura  sonará, única, aunque interpretada por cada instrumento. Unidad y pluralidad.

Cada fuerza o colectivo podría exponer o defender sus propuestas pero priorizando la propuesta que constituye la identidad compartida. Se trata, en definitiva, de tener claro que un programa es mucho más que un listado de deseos.

En situaciones como ésta la importancia del programa común no puede hacer olvidar la necesidad de un discurso también común.  Un discurso que para que sea fácilmente compartido debe ceñirse a las cuestiones éticas y morales que están pidiendo  solución. El discurso de la ejemplaridad, la persecución implacable de la corrupción y de las prácticas atentatorias contra  el erario público y las nuevas formas de hacer política forman parte de un discurso y de unas medidas que deben conformar el  conjunto de valores de la mayoría, tanto en el poder como en la oposición.

4.- NO CABE LA DEMANDA DE VOTOS O APOYOS PARA QUE ALGUIEN GIRE A LA IZQUIERDA, AHORA SE TRATA DEL PODER PARA EJERCERLO CON LA MAYORÍA

Y digo poder porque en mi universo mental no cabe la demanda de votos o apoyos para que alguien gire a la izquierda o a los cambios sociales; esa época por suerte ya acabó. Ahora se trata del poder para ejercerlo con la mayoría.

5.- MENOS CONSIGNAS Y MÁS PERSUASIÓN AMABLE

Y queda una última cuestión que no por ello es la menos importante. Muchas veces el lenguaje de consignas, quejas y agravios  hace perder, por su agresividad y formulación esquemática, el interés, la curiosidad o la comprensión. La comunicación es  extraordinariamente importante.


Se trata de persuadir, convencer, explicar y hacer lo aparentemente difícil, cercano,  accesible, compartido. Esta fase de la lucha debe significarse por la preeminencia de las razones que conduzcan a que la  mayoría se constituya como tal.
 

A esa tarea debemos dedicar todos nuestros esfuerzos; la ocasión es propicia. La lucha debe continuar y así desembocar en  otro 22-M,  también pacífico, con otros objetivos y otra estrategia que conduzca al cambio radical: social, político y de  valores.

Si deseas leer el artículo completo de Julio Anguita titulado "Ahora. Sin pretextos", pulsa sobre el siguiente enlace.-
http://www.nuevatribuna.es/

viernes, 22 de agosto de 2014

Fernando Pizarro, Reforma de la Ley Electoral y Casta Política

Por Javier Caso Iglesias | Analista Político y Activista Social

"La revolución ciudadana ya está en marcha y no tiene marcha atrás" (Ada Colau).

Dice Fernando Pizarro, presidente de la Federación de Municipios y Provincias de Extremadura (Fempex) y alcalde de Plasencia por el PP, que "la reforma de la ley electoral es buena" para que gobierne la lista más votada, a lo cual añade que esto es "saludable para la democracia".

Ya decía Carlos Marx que, en función de sus propias leyes, el capitalismo cava su propia tumba.

El efecto que ha generado la reforma de la Ley Electoral ha sido el contrario al esperado, pues ha conseguido que todas las fuerzas progresistas de este país, que no están el la lógica del bipartidismo de la casta de los partidos del turno (PPSOE), la califiquen -dicho sea en palabras de Inés Sabanés (Equo)- de reforma realizada por "el miedo que tiene el PP", "una reacción del Partido Popular al proceso de construcción de una mayoría social" que se está intentando, por ejemplo, desde los distintos Ganemos. A lo cual añade Sabanés que "esta reacción del PP de cambiar la ley intenta que estos procesos de convergencia le afecten menos. No buscan más democracia sino mantener su poder".

Es obvio que los partidos del turno (PPSOE) "se han dado cuenta de que la ciudadanía ha decidido echarlos" (Ada Colau, portavoz de Guanyem Barcelona), que esta Ley Electoral "muestra la grave crisis que sufre el bipartidismo" (Lara Hernández, de Izquierda Unida), consecuencia de lo cual "la casta ve peligrar sus privilegios" (Luis Alegre, portavoz de Podemos).

Como explica el periodista Alejandro Torrús en una noticia de recomendable lectura del diario Cuarto Poder titulada "Ada Colau: La reforma electoral refuerza la idea de la convergencia", "el discurso de todos ellos coincide en señalar la fuerza interna que mueve al PP: el miedo a perder ayuntamientos, que salga a la luz cómo ha gestionado en los últimos años ayuntamientos tan grandes e importantes como Madrid y Valencia y, como señala Ada Colau, el miedo a la 'revolución democrática' que espacios como Guanyem Barcelona y partidos como Podemos e Izquierda Unida quieren llevar a cabo.

lunes, 10 de marzo de 2014

En defensa de Venezuela. Nuestro apoyo al gobierno y al pueblo venezolano

Indignados por la agresión que sufre el pueblo venezolano por parte de grupos violentos de ultraderecha que intentan romper el orden constitucional,

Manifestamos: 

Nuestro apoyo al derecho que tiene el pueblo venezolano a tomar decisiones sobre su futuro en el marco de su constitución y los mecanismos legales vigentes.

Nuestro repudio a versiones tendenciosas sobre lo que está ocurriendo en Venezuela que reproducen cadenas mediáticas monopólicas vinculadas a grandes grupos económicos.

Nuestro repudio a declaraciones e injerencias de funcionarios del gobierno de Estados Unidos y de Panamá.

Nuestro apoyo a la convocatoria a la paz y el diálogo realizada por el presidente legítimo de Venezuela, Nicolás Maduro a la que han adherido representantes de distintos sectores de la sociedad, incluidos dirigentes de la oposición.

Nuestra solidaridad  con los familiares de las víctimas de la violencia a quien acompañamos en su dolor y sus reclamos de justicia y castigo a los culpables.

Nuestro reconocimiento al gobierno de Venezuela por logros reconocidos por las Naciones Unidas como el de ser el país menos desigual del continente (Indice Guini), territorio libre de analfabetismo y ser el segundo país en el continente y el quinto en el mundo por su porcentaje de matricula universitaria.

Nuestro reconocimiento al derecho que tiene el pueblo de Venezuela de realizar sus propio proyecto de país a partir de premisas contenidas en el Programa de la Patria, como la construcción del socialismo, recuperar las banderas independentistas de los libertadores, convertirse en una potencia económica, cultural y  ejemplo de equidad social, abogar por un mundo multipolar y en paz y por la defensa del planeta y la conservación de la especie humana.

Nuestro reconocimiento del derecho indiscutible que tiene el pueblo y el gobierno venezolano de continuar con su experimento político y social, que sin duda abrirá nuevos debates en una humanidad amenazada por el hambre, las guerras y las catástrofes climáticas.


Dirección para adhesiones:



sábado, 8 de marzo de 2014

Acto de denuncia contra la exclusión de enfermos por los recortes de Rajoy en sanidad

Soy Mario Cortés, compañero vuestro de PLATAFORMA CIUDADANA YA.
Soy un enfermo de hepatitis C, genotipo 4 desde hace 18 años. En 2007 estuve un año con Interferon y Ribabirina, pero no me curó. Ahora ha salido una nueva medicación, SOVALDI, que si cura mi enfermedad, pero me lo niegan porque es muy caro. Me dice mi doctora que no hay dinero. Literalmente.
Pertenezco a una asociación, LA RED SOLIDARIA ANTIRREPRESIVA. Hemos organizado una concentración para el próximo martes 18 de marzo, en la puerta del sol. Para denunciar mi caso ante la Consejería de sanidad madrileña.

También vamos a denunciar el caso de una niña, con una enfermedad rara que le han suprimido una medicación que le iba muy bien por otra genérica, que ha empeorado su situación clínica de tal manera que necesita oxígeno casi las 24 horas del día.

Tenemos también otra chica con cáncer que esta en paro y no tiene cobertura de la seguridad social, la obligan a pagarse ella el tratamiento contra el cáncer, y no dispone de dinero.

El motivo de este mensaje es solicitar vuestro apoyo para el acto, e invitaros a participar en la rueda de prensa que daremos. También que colaboréis con nosotros si conocéis casos similares de enfermos desprotegidos, para unirlos a la denuncia conjunta que haremos en la Consejería de sanidad madrileña.

He pedido permiso a delegación de gobierno para: CONCENTRACION EL MARTES 18 DE MARZO A LAS 11.30 HORAS EN PUERTA DEL SOL Y MANIFESTACIÓN A LAS 12.30 HORAS. HASTA LA CONSEJERÍA DE SANIDAD MADRILEÑA.
Por favor, ruego que colaboren con nosotros en este acto y que cualquier enfermo que se quiera sumar a la denuncia conjunta que vamos a poner que contacte conmigo.
RUEGO RESPUESTA URGENTE A MARIO CORTES:
644395689
Muchas gracias y un cordial abrazo.



8 de Marzo. Día Internacional de la Mujer Trabajadora. Por el Frente Amplio no excluyente

Desde LA IZQUIERDA luchamos contra todas las discriminaciones y por conseguir la igualdad, de manera especial este 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer Trabajadora; y lo hacemos junto a todas aquellas personas, colectivos, movimientos, asambleas y organizaciones que, como nosotros, trabajamos por ese necesario y urgente Frente Amplio no excluyente.

Nuestras razones son las siguientes:

-  La precariedad laboral
-  La brecha salarial entre hombres y mujeres
-  La desigualdad de oportunidades
-  La feminización de la pobreza
-  La sobrecarga e Invisibilidad de los cuidados
-  La ausencia de corresponsabilidad en el trabajo doméstico y de cuidados
-  La violencia machista
-  La cultura patriarcal
-  La  ley del aborto
-  La represión del derecho a la identidad personal
-  La expropiación del cuerpo

En definitiva contra la precariedad, la explotación y la exclusión social. Desde LA IZQUIERDA llamamos a toda la sociedad a la movilización, a seguir defendiendo la igualdad y la justicia social.


jueves, 6 de marzo de 2014

Cuando alguien quiere volar dale el doble de cuerda

Javier Madrazo Lavín | Profesor de Filosofía, Ética y Ciudadanía; parlamentario de Ezker Batua-Berdeak entre 1994 y 2001, y Consejero de Vivienda y Asuntos Sociales del Gobierno Vasco entre 2001 y 2009.
Fuente: http://javiermadrazo.wordpress.com/

Un buen amigo, hablando de las dificultades que surgen en la convivencia en pareja, entre amigos e incluso en el trabajo, siempre hace un mismo comentario, fruto de la observación y la experiencia: “Cuando alguien quiere volar dale el doble de cuerda”. Es, sin duda alguna, una actitud inteligente, que parte de la escucha, la comprensión y el respeto. Vienen a mi memoria estas palabras, cargadas de sabiduría, cuando pienso en la actitud del Gobierno del Estado español y las dos formaciones mayoritarias -PP y PSOE- cada vez que Euskadi y Catalunya reivindican el derecho que les asiste a decidir su futuro.

Todas las personas tenemos sueños y aspiraciones; los pueblos, también. Se podrán compartir o no, se entenderán o no, pero nadie está autorizado para negarlos. Aún recuerdo la impotencia que sentía cuando siendo coordinador general de Izquierda Unida en Euskadi me acusaban, como si fueran delitos y yo un peligroso delincuente, de actuar como un lunático independentista, un soberanista que merecía ser condenado o un nacionalista radical, próximo a la izquierda abertzale, por defender el derecho a decidir. Nunca tuve la oportunidad de explicar el porqué las personas y los pueblos del mismo modo que podemos pensar igualmente podemos decidir.

Quienes niegan este derecho niegan la esencia misma de la democracia, aunque cínicamente apelen a ella para legitimar su intransigencia. Coartar la voluntad de las personas y los pueblos es un gran error. Sólo se logra alejarles aún más, cuando no perderles. Euskadi y Catalunya tienen que ver reconocido su derecho a ser aquello que su ciudadanía desee, pero no únicamente como naciones que lo son, sino también, y sobre todo, como comunidades que se preocupan por el desempleo, los recortes, las privatizaciones, los abusos,…. Cometemos un gran error si creemos que el derecho a decidir se agota en un referéndum para determinar si somos un pueblo independiente o no,…

Afortunadamente, decidir es muchas más,… Y por eso le tienen tanto miedo, y unos y otros, en definitiva los mismos, cierran filas para impedir su ejercicio. Decidir Implica poder decir no a quienes nos imponen la reforma laboral, el copago sanitario, la explotación de la juventud, la marginación de muchas mujeres, el trato a las personas inmigrantes, el olvido de la tercera edad,… Por ello, me inquietan tanto quienes vetan el derecho de Catalunya a decidir su futuro el próximo mes de noviembre como quienes impulsan políticas regresivas siguiendo los dictados del FMI, el Banco Central Europeo o la Comisión Europea. Ni unos ni otros están en esa izquierda que añoro, en la que tanto confío, aunque no siempre sepa estar a la altura que a me gustaría.

sábado, 22 de febrero de 2014

Juntos podemos

Javier Madrazo Lavín | Profesor de Filosofía, Ética y Ciudadanía; parlamentario de Ezker Batua-Berdeak entre 1994 y 2001, y Consejero de Vivienda y Asuntos Sociales del Gobierno Vasco entre 2001 y 2009.
Nunca la izquierda lo ha tenido mejor en la historia reciente de España para sumar fuerzas en su ámbito de influencia y generar ilusión en una ciudadanía indignada ante los abusos de los que está siendo víctima. Las instituciones más representativas del Estado, la monarquía, los partidos políticos, e incluso la justicia, están perdiendo credibilidad, y con ella la legitimidad que se les presupone, como consecuencia de sus propios errores.
El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha incumplido su programa electoral, el PSOE carece de liderazgo en la izquierda y la Casa Real sabe que sólo la mentira de la infanta Cristina y la sumisión de funcionarios públicos afines pueden salvar a la hija de Juan Carlos I de responder ante un Tribunal, acusada por blanqueo de dinero y delito fiscal, aunque lo cierto es que la ciudadanía ha dictado su propia sentencia y le ha condenado ya por corrupción.
La crisis económica ha coincidido con una crisis de valores y una crisis institucional, que comparten un mismo origen. Hablamos de un modelo de desarrollo neoliberal, en el que los poderes establecidos se alimentan y defienden para perpetuarse y consolidar sus privilegios. El Fondo Monetario Internacional, el Banco Central Europeo y la Comisión Europea imponen sus reglas, dictan políticas acordes a sus intereses y condicionan, con sus decisiones, la vida de millones de personas, que dejan de ser clase media para sentir la amenaza de la pobreza.
Sin duda alguna, nos encontramos en un buen momento para que la Izquierda, en su sentido más amplio y plural, cobre protagonismo y recupere el espacio perdido. Cada día son más las personas que buscan respuestas a su frustración e impotencia, preocupadas porque saben que los anuncios del Gobierno sobre una pronta salida de la crisis son sólo frases hechas, slogans carentes de verdad, como lo fueron los llamados brotes verdes, que después sólo trajeron más paro, recortes y privaciones.
Habrá quienes en este escenario se inclinen hacia posiciones de extrema derecha y canalicen su malestar contra la inmigración o el sector público, olvidando que los culpables de su situación son la banca, la patronal y el gran capital. Sin embargo, afortunadamente, son más quienes ponen su esperanza en la izquierda. El éxito cosechado por la huelga de limpieza en Madrid, las protestas de Gamonal (Burgos) o la llamada “Marea Blanca” constituye un aliciente para la defensa futura de la movilización social como motor de cambio y transformación.
Toda una lección para la Izquierda en su conjunto, que debe interiorizar el mensaje recibido: juntos llegamos más lejos. La ciudadanía ha hecho bandera del sentido común y el compromiso cívico, logrando, desde la unidad de acción, recuperar políticas de cohesión y justicia, como es la sanidad pública y gratuita, que les estaba siendo arrebatada para favorecer el enriquecimiento de empresas privadas, que quieren hacer negocio de los derechos fundamentales.
Una vez más, la sociedad va muy por delante de la política. Mientras la ciudadanía es consciente del valor de remar en la misma dirección, la izquierda aún camina dividida. Las elecciones europeas podrían marcar un punto de partida, basado en un programa y en una candidatura lo más amplia posible, pero todo indica que no será así. Izquierda Unida acudirá a los comicios en alianza con Iniciativa per Catalunya y Batzarre (Navarra), ERC lo hará previsiblemente en solitario, Bildu concurrirá en compañía de BNG y CUP y Compromís suscribirá coalición con Equo.
Este escenario no invita al optimismo. Las formaciones políticas de izquierda con un mayor nivel de representación juegan sus bazas y hacen sus propios cálculos, olvidando que las personas que confían en ellas reivindican diálogo y acuerdo para que sean más fuertes en las instituciones, en detrimento del bipartidismo (PP/PSOE). Son muchas las voces en la izquierda que recelan de las siglas consolidadas y miran con atención a nuevos movimientos, surgidos desde la indignación, como Podemos, que tiene como referente y promotor a Pablo Iglesias.
Hasta la fecha han logrado reunir más de 89000 firmas de apoyo en muy pocos días , así como están teniendo un gran éxito de asistencia en las múltiples presentaciones del proyecto así como en la constitución de los grupos locales. Defienden con radicalidad un proceso de primarias y de empoderamiento ciudadano, apostando por la conformación un gran Frente de Izquierdas a través de una candidatura única a los comicios europeos, con las diferentes organizaciones de la izquierda transformadora y del ecologismo político .
Se trata de tejer una alternativa real contra los recortes y superar el modelo tradicional de los partidos políticos, que también afecta en su vida interna a las formaciones de izquierda, para poder restablecer la confianza perdida. Escribiendo estas líneas, me vienen a la memoria unas palabras del poeta argentino Juan Gelman, recientemente fallecido. Decían así: “Aunque esté un poquito lastimada, mantengo mi esperanza en la izquierda”.